COMENTARIO DE TEXTO DEL FRAGMENTO DEL EXAMEN PARCIAL

COMENTARIO DEL FRAGMENTO DE LA ILÍADA DEL EXAMEN PARCIAL DE LITERATURA ESPAÑOLA

 

Este fragmento pertenece al canto XXII de La Ilíada. En esta obra, atribuida tradicionalmente a Homero, se narran los últimos acontecimientos de la guerra de Troya (s.XIII), de otro nombre “Ilión”, concretamente el episodio más conocido como “la cólera de Aquiles”. Es, junto a La Odisea, la obra épica más importante de la literatura occidental. Ambas obras se atribuyen a Homero, personalidad discutida cuya cronología se extiende desde el siglo XII al V a.C. La crítica tradicional le sitúa hacia el siglo VIII a.C, seis siglos después de la contienda, y defiende su papel de rapsoda y escritor. No obstante, la controversia generada caló en la crítica más moderna, dudando de su identidad única y de su papel dentro de la obra. No parece contradecir esta opinión el hecho de que circulara una versión arcaica oral, por otra parte no testimoniada. El manuscrito conservado es del II a.C., aunque se conoce la existencia de otro que se remonta al VI a.C.

La épica griega parece nacer “ex nihilo”, con una voluntad testimonial, aunque impregnada de la concepción teocéntrica de su pueblo. La mitología pasa a ser una herramienta de comprensión de la realidad, de ahí su presencia aplastante en la literatura griega. No se discute su verismo, pues no comparte con la historiografía la objetividad científica. El poema épico es, ante todo, un poema, pero indiscutiblemente cumple otras funciones además de la literaria. En la época era un canto propagandístico, un recital de valores y una herramienta de cohesión social.

 

El tema de este fragmento es la ira que encierra la guerra, personificada en Aquiles después de matar a Héctor. El héroe, haciendo gala de la dualidad característica de la épica, habla de forma irracional mostrando su alegría cruel tras vencer al héroe troyano. Esta dualidad muestra el lado más visceral del héroe, que no es analizado desde la moral cristiana, sino desde su naturaleza de guerrero.

 

Respecto a su estructura externa, La Ilíada destaca por su composición en veinticuatro cantos o “rapsodias” y su narración en verso, concretamente hexámetros dactílicos, aunque el fragmento presentado no mantiene la traducción versada, sino que apuesta por la prosificación de las estrofas originales. También es relevante la alternancia entre narrador y las intervenciones de los personajes, ya sea Aquiles, ya algún soldado aqueo. Internamente puede separarse en dos partes, marcadas por la intervención del soldado aqueo. En la primera parte Aquiles testifica su muerte, y tras ser el primero en profanar el cadáver de Héctor, el bando aqueo celebra la victoria. En la segunda parte Aquiles dedica su triunfo a los dioses y recuerda la muerte de Patroclo antes de decidir volver al campamento griego.

 

Su tono es declamativo y grandilocuente, como es característico de la épica muestra las hazañas del héroe en un lenguaje sublime, expresivo y artificioso, como puede verse en el uso abundante de recursos literarios. La muerte, presente siempre, aparece personificada en “le cubrió con su manto”, momento de gran lirismo que muestra el descenso del alma de Héctor a los infiernos “el alma voló de los miembros y descendió al Hades, llorando su suerte, porque dejaba un cuerpo vigoroso y joven”. El narrador en tercera persona, identificado con Homero, no es imparcial, y muestra una consideración con el príncipe troyano. El epíteto épico y la adjetivación frecuente sirve para remarcar las cualidades divinas de los personajes, así ocurre en “el divino Aquiles”,o “ligero de pies” que junto a la presencia omnipresente de las divinidades mitifica la historia. Son muchas las referencias religiosas, el “Hades”, la “Parca”, “Zeus”… La utilización del pleonasmo “ardiente fuego” ayuda también a ensalzar el valor expresivo del texto que, no olvidemos, está vinculado a su recitación oral. La oralidad legitima, pues, la concentración de recursos expresivos.

Aquiles interviene en dos ocasiones con intervenciones enérgicas y elocuentes. Utiliza exclamaciones y preguntas retóricas para dirigirse con superioridad a sus soldados, mostrándose amenazador incluso con los dioses en su primera intervención. En la segunda, mucho más emotiva, el héroe hace gala de su bondad para reclamar el llanto por su amigo Patroclo, muerto por Héctor horas antes. En “mas ¿por qué en tales cosas me hace pensar el corazón?”, Aquiles rinde su furor guerrero a su dolor más humano.

 

Concluyendo, Homero, o quienquiera que fuese el rapsoda que engendró la obra, otorga la inmortalidad a uno de los momentos más dramáticos de la guerra de Troya, que destaca por la manifestación de los sentimientos más irracionales del ser humano, la guerra y la venganza, el orgullo y la derrota, la vida y la muerte.

 

Published in: on octubre 19, 2008 at 6:20 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://literaturabachillerato.wordpress.com/2008/10/19/comentario-de-texto-del-fragmento-del-examen-parcial/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: