EL DENOMINADO “MAL DE SIGLO”

 

INTRODUCCIÓN A LA LITERATURA DEL SIGLO XX EN ESPAÑA

 

 

 

 

  1. LA CRISIS DE FIN DE SIGLO.- 

1.1. La crisis del Pensamiento Científico.-

Durante los primeros treinta años del siglo XX se producen una serie de descubrimientos

científicos revolucionarios que acabarán con lo que durante la segunda mitad del siglo XIX se consideraban “bases científicas inamovibles”. Estos descubrimientos romperán la seguridad de los

científicos europeos y les obligarán a llevar a cabo un profundo replanteamiento científico.

Para que se produjera el replanteamiento científico del que hemos hablado, son fundamentales algunas teorías que aparecen en estos primeros años del siglo XX:

a. Teoría sobre el átomo de Rutherford, que ataca directamente las bases de los conocimientos que se tenían sobre la estructura de la materia y la energía. En el texto siguiente tienes un resumen de urgencia de los principios fundamentales de los estudios de Rutherford:

El átomo nuclear de Rutherford

El descubrimiento de la naturaleza de las emisiones radiactivas permitió a los físicos profundizar enel átomo, que según se vio consistía principalmente en espacio vacío. En el centro de ese espacio seencuentra el núcleo, que sólo mide, aproximadamente, una diezmilésima parte del diámetro delátomo. Rutherford dedujo que la masa del átomo está concentrada en su núcleo. También postulóque los electrones, de los que ya se sabía que formaban parte del átomo, viajaban en órbitasLiteratura española del siglo XX.- 6alrededor del núcleo. El núcleo tiene una carga eléctrica positiva; los electrones tienen carganegativa. La suma de las cargas de los electrones es igual en magnitud a la carga del núcleo, por loque el estado eléctrico normal del átomo es neutro.1

b. Descubrimiento del Radio y del Polonio, así como de sus propiedades radioactivas por el matrimonio Curie.

Las contribuciones de los científicos citados junto con la de otros muchos que en esos primeros años del siglo se dedicaron a los estudios sobre el átomo o la radioactividad, conducirán a la moderna Física Nuclear.

c. Pero un hecho capital en estos años es la Teoría de la Relatividad de Einstein, que supondrá un cambio brutal en la forma de entender la ciencia en general, y la Física en particular.A partir de todo lo dicho en los párrafos anteriores, nos podemos suponer que la Ciencia en el siglo XX se encuentra en un estado de incertidumbre total, ya que la realidad (el mundo, el universo) que es su objeto de estudio, es cambiante y compleja. Este planteamiento llevó a afirmar al matemático francés Henri Poincaré (1854-1912) que:

“ya no se puede decir que una teoría sea verdadera o falsa; sólo se puede decir si es útil.”

En cualquier caso, la incertidumbre teórica en que se encuentra el mundo científico no ha impedido que a lo largo del siglo se haya disparado el progreso técnico hasta el punto de haber transformado radicalmente nuestro mundo (transportes y comunicaciones, medicina, nuevos materiales, bienestar social, etc..).

Pero, junto a ese progreso técnico imparable, han aparecido también a lo largo de este siglo nuevas amenazas para los seres humanos que son, en buena parte, consecuencia de los avances científicos o, al menos, del uso que se ha hecho de ellos (la amenaza nuclear, la contaminación, el agujero de ozono, las nuevas formas de hacer la guerra, la sociedad ultracapitalista, la manipulación genética y tantas otras).

Esas nuevas amenazas se han convertido en nuevos motivos de angustia para el escritor y el intelectual contemporáneo que se unirán a las ya tradicionales de orden religioso, existencial o social. En literatura, por ejemplo, nos encontramos durante el siglo XX con el desarrollo de un género literario, la ciencia-ficción, en el que es corriente encontrarnos con estas amenazas de origen científico o tecnológico que provocan la angustia e insatisfacción de los seres humanos. Tres novelas han sido claves en ese planteamiento temático:

§ Un mundo feliz (1932), de Aldous Huxley, novela que plantea una sociedad futura en la que la manipulación genética ha sustituido a la procreación natural.

§ 1984 (1949), de George Orwell. En esta novela, Orwell presenta un mundo dominado por el “Gran Hermano” que vigila y domina desde los medios de comunicación a los ciudadanos.

§ Farenheit 451 (1953), de Ray Bradbury, ambientada en una sociedad futura donde la palabra escrita está prohibida.

 1.2. La Crisis del Pensamiento Filosófico.- 

Durante la segunda mitad del siglo XIX, la Filosofía europea estaba dominada por el Positivismo de Augusto Comte. Podemos intentar dar una definición sencilla de esta corriente filosófica:

Sistema de filosofía basado en la experiencia y el conocimiento empírico de los fenómenosnaturales, en el que la metafísica y la teología se consideran sistemas de conocimiento imperfectos einadecuados.2

Según la teoría positivista, solo se debe considerar como verdad aquello que sea perceptible por los sentidos y demostrable por la experiencia, despreciando todos los demás sistemas de conocimiento.

En los últimos años del siglo XIX y primeros del XX, la filosofía europea cambiará de orientación debido a lo que se ha llamado “crisis del Positivismo y del Racionalismo”: El hombre de esta época se da cuenta de que la razón no puede explicar toda la realidad, por lo que se buscarán nuevos enfoques para comprenderla.

La primera reacción contra el Positivismo se produce ya en la segunda mitad del XIX de mano de varios filósofos a los que se les ha dado el nombre de “irracionalistas”. El pensamiento de estos autores (Schopenhauer, Nietzsche y Kierkegaard) podemos intentar resumirlo en tres caracteres:

a. El objeto de la Filosofía debe ser explicar la vida humana.

b. Niegan la razón como una herramienta útil para esa explicación de la vida de los seres

humanos.

c. Entienden que los seres humanos y, por tanto, sus vidas se mueven por impulsos irracionales que, lógicamente, no pueden explicarse de una manera racional (¿Cómo explicar racionalmente el amor, el miedo, la angustia de vivir, etc…?).

De estos irracionalismos de la segunda mitad del siglo XIX derivarán algunas de las corrientes filosóficas que más van a influir sobre la literatura occidental del siglo XX: el Existencialismo, el Psicoanálisis y, por supuesto, el Marxismo.

 1.2.1. El Existencialismo.- 

Los máximos exponentes de este movimiento durante el siglo XX serán Martín Heidegger y Jean Paul Sartre. El existencialismo se caracteriza por una idea central: el hombre es un ser para la muerte. Ser hombre es estar en el mundo abocado a la muerte. Esto es lo que se llama la condición temporal del ser humano, y el hecho de asumir esa condición es una de las razones de la “angustia existencial” que tanto vamos a ver en la literatura de nuestro siglo.

 1.2.2. El Psicoanálisis.- 

En el ambiente irracionalista de principios de siglo XX aparece Sigmund Freud. El objetivo de Freud es analizar los impulsos irracionales que gobiernan la vida humana. Según este autor, el hombre está regido por unos impulsos elementales que le orientan hacia la búsqueda del placer. A esos impulsos se suelen oponer la sociedad y la moral que los acaba reprimiendo y sepultándolos en el subconsciente. Este hecho provoca la frustración, es decir, sentir deseos que no podemos satisfacer, y esa frustración llevará a los seres humanos al sentimiento de angustia.

 1.2.3. El Marxismo.- 

Aunque la teoría marxista aparece a mediados del siglo XIX (con Karl Marx y Frederich Engels), será durante el siglo XX cuando se desarrollen sus manifestaciones más importantes, tanto

en la práctica como en la teoría (Lenin, Stalin, Trotski, Gramsci, Mao Tse Tung).

El marxismo pretende ser una concepción total del mundo, no una simple teoría filosófica.

Esta concepción del mundo y de su historia podemos intentar simplificarla en una serie de caracteres:

El marxismo parte de la idea de la sola existencia de la materia y del trabajo del hombre por dominarla (lo que se llama producción o modo de producción).

a. La Historia es, para los marxistas, un proceso que avanza de un modo de producción a otro mediante saltos revolucionarios en los que se destruye el sistema anterior y se implanta uno nuevo.

b. A lo largo de la Historia, los distintos modos de producción se han basado en la propiedad privada.

c. La lucha de clases: fruto de la existencia de la propiedad privada las sociedades han estado divididas en dos clases enfrentadas: los poseedores y los desheredados.

d. Revolución: mediante la lucha de clases podrá llegarse a un nuevo modo de producción (la sociedad comunista) del que se habrá eliminado la propiedad privada y el que, por tanto, no existirán diferencias entre los seres humanos.

Analizando el discurrir de la historia, el marxismo afirma que la infelicidad y la angustia del ser humano tiene unas causas históricas y sociales. Ante este hecho, Marx propone no solo una teoría, sino también una práctica política:

“Los filósofos no han hecho más que interpretar el mundo de diversos modos; pero de lo que se trata ahora es de transformarlo”

 2. LOS GRANDES PROBLEMAS DE LA LITERATURA DEL SIGLO XX.- 

2.1. La Angustia del hombre contemporáneo.-

Si algo puede definir la actitud de los escritores e intelectuales europeos en las primeras décadas del siglo XX es la palabra “angustia”. Como hemos ido viendo en las páginas anteriores, esa angustia se produce por diferentes razones que podemos resumir ahora:

a. La incertidumbre científica.

b. El progreso técnico y las amenazas que éste esconde.

c. La condición temporal del ser humano.

d. La frustración de los deseos humanos.

e. La injusticia social.

A estas razones se les suma una más:

f. El problema de la existencia de Dios y del sentido de la vida.

Ante este planteamiento, los escritores del siglo XX han adoptado diferentes actitudes:

a. Algunos dedicaron sus obras a expresar esas “angustias”.

b. Otros intentaron cambiar el mundo mediante sus escritos ejerciendo la protesta social y política.

c. Muchos escritores buscaron en la religión y en Dios algo que diera sentido a sus vidas dominadas por la angustia y la frustración.

d. Y algunos movimientos literarios pretendieron olvidar la problemática social y humana de sus vidas mediante una actitud de escapismo y esteticismo.

 2.2. Los conflictos religiosos y existenciales.-

Este es uno de los temas que más se va a repetir en la literatura europea del siglo XX, sobre todo en la primera mitad del siglo. Los precedentes inmediatos podemos encontrarlos en la filosofía irracionalista de la segunda mitad del siglo XIX y también en algunos autores literarios de esa época, como es el caso de Dostoievski y su preocupación por el problema de “la culpa” (os recomiendo la lectura de Crimen y Castigo de Dostoievski).

Podemos intentar descomponer este tema en una serie de motivos temáticos que lo integran:

 a. El problema de la existencia humana.-

§La vida humana no tiene sentido, porque hagamos lo que hagamos, terminaremos castigados con la muerte y el olvido: La vida humana es, por tanto, absurda. Este planteamiento del tema es el que encontramos en autores como Pirandello, Kafka o Sartre.

§Buscar la dignidad humana. A pesar del absurdo de nuestra vida, el hombre debe aspirar a mantener su dignidad intentando justificar su existencia mediante la acción o el sacrificio por sus semejantes. Así lo encontramos en la obra de Herman Hesse, Malraux o Albert Camus.

 b. El problema religioso.-

§Negación de Dios y de lo religioso: ateísmo o agnosticismo. El hombre solo es materia perecedera y como tal hay que asumirlo. Esto aparece en la obra de André Gide.

§Afirmación de Dios y de lo religioso: Dios es lo único que puede dotar de sentido la existencia humana; sin Dios, vivir sería absurdo e inútil. Papini, Chesterton o Paul Claudel manifiestan en sus escritos esta postura.

§Cristianismo Trágico: la razón niega la existencia de Dios y convierte la vida humana en algo inútil y sin sentido, pero estos autores quieren creer en Dios, quieren creer que hay una justificación del sufrimiento humano. Esta lucha entre lo que se cree y lo que se querría creer nos la encontramos en la obra de Unamuno (San Manuel Bueno, mártir), de

Bernanos o de Graham Greene.

2.3. La preocupación social y política. La literatura comprometida.-

Este será otro de los temas literarios fundamentales y recurrentes en el siglo XX. Este siglo ha sido muy conflictivo desde el punto de vista social y político (grandes guerras, revoluciones, insatisfacción, lucha por las libertades, lucha contra la opresión política, económica o militar, etc…).

Como es lógico, la literatura no ha cerrado los ojos a estos problemas. En muchos casos los escritores han querido usar sus palabras como armas (“la poesía es un arma cargada de futuro”, decía el poeta español Gabriel Celaya) que sirvieran para denunciar la injusticia e, incluso, para cambiar el mundo existente por otro mejor. Esa idea de que la literatura puede y debe ser un arma de combate, que debe ser útil, es la que expresa Antonio Machado en estos versos:

¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera mi verso como deja el capitán su espada:famosa por la mano viril que la blandiera,no por el docto oficio del forjador preciada.3 

La literatura, por tanto, se ha usado durante el siglo XX como una herramienta útil para defender la ideología de los escritores, su visión del mundo y de la sociedad, comprometiéndose con una determinada opción política:

 Maldigo la poesía concebida como un lujocultural por los neutralesque, lavándose las manos, se desentienden y evaden.Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse4 

 

 

 

 

Anuncios
Published in: on marzo 17, 2009 at 9:36 pm  Dejar un comentario  

Desde París… Corresponsal en directo.

No me olvido de vosotros…

  1. Realice un esquema de la cronología de la novela en España durante el siglo XIX. Cite obras y autores en cada etapa.

Daniel Gómez, 6 de marzo, París.

Published in: on marzo 4, 2009 at 5:39 pm  Comments (3)  

Serás un hombre, hijo mío.

Aquí os dejo un vídeo, más interesante por el audio que por el vídeo, que reproduce un magnífico poema de Rudyard Kipling, escritor británico nacido en la India. La customización “Dani Pedrosa” es idea de Repsol.  Escuchadlo con atención y disfrutadlo.

Si puedes mantener intacta tu firmeza
cuando todos vacilan a tu alrededor,
Si cuando todos dudan, fías en tu valor
y al mismo tiempo sabes exaltar su flaqueza.

Si sabes esperar y a tu afán poner brida,
O blanco de mentiras esgrimir la verdad,
O siendo odiado, al odio no le das cabida
y ,ni ensalzas tu juicio, ni ostentas tu bondad.
,
Si sueñas, pero el sueño no se vuelve tu rey,
Si piensas y el pensar no mengua tus ardores,
Si el triunfo y el desastre no te imponen su ley
y los tratas lo mismo como dos impostores.

Si puedes soportar que tu frase sincera
sea trampa de necios en boca de malvados,
O mirar hecha trizas tu adorada quimera
y tornar a forjarla con útiles mellados.

Si todas tu ganancias, poniendo en un montón
las arriesgas osado en un golpe de azar,
y las pierdes, y luego con bravo corazón,
sin hablar de tus pérdidas, vuelves a comenzar.

Si puedes mantener en la ruda pelea,
alerta el pensamiento y el músculo tirante,
para emplearlo cuando en ti todo flaquea,
menos la voluntad que te dice: adelante.

Si entre la turba das a la virtud abrigo,
Si no pueden herirte ni amigo ni enemigo,
Si marchando con reyes del orgullo has triunfado,
Si eres bueno con todos pero no demasiado.

Y si puedes llenar el preciso minuto
en sesenta segundos de un esfuerzo supremo,
tuya es la tierra y todo lo que en ella habita,
y lo que es más serás hombre hijo mío….

Published in: on febrero 18, 2009 at 9:14 pm  Comments (1)  

PLAZO DE VOTACIONES

La verdad es que todos hicisteis una gran exposición de los poemas de Bécquer, demostrando seriedad, sensibilidad, madurez y formalidad. Es por ello que son cinco los candidatos que optan al premio “Mejor columnista del Romanticismo”, así que me tendréis que ayudar a determinar los tres ganadores. Los dos que no logren clasificarse lograrán un accésit  por el esfuerzo y el trabajo realizados. Procedamos, pues, a las votaciones. Sed honestos.

Published in: on febrero 5, 2009 at 8:14 pm  Comments (3)  

El naturalismo como teoría literaria

Para Zola, el naturalismo surge de la aplicación a la literatura de la obra de Claude Bernard, Introduction à la médecine expérimental (1865). Y se presenta como una consecuencia fatal de la evolución científica del siglo. Coincide además con las aspiraciones de la nueva sociedad burguesa.

El naturalismo trata de aproximar la literatura a la ciencia. Supone por tanto un atentado directo contra la metafísica26:

En somme, tout se résume dans ce grand fait: la méthode expérimentale, aussi bien dans les lettres que dans les sciences, est en train de déterminer les phénomènes naturels, individuels et sociaux, dont la métaphysique n’avait donné jusqu’ici que des explications irrationnelles et surnaturelles [p. 97].

Zola escribe a Albert Savine: «Nosotros somos positivistas y deterministas, o por lo menos tratamos de no hacer con el hombre más que experimentos»27.

Una y otra vez, Zola insiste en este tema. Pero indica que son deterministas, no fatalistas (p. 79), idea de la que el propio Clarín se hará eco.

Este determinismo se define así:

Dès lors, il y a un déterminisme absolu dans les conditions d’existence des phénomènes naturels, aussi bien pour les corps vivants que pour les corps bruts. Il appelle «determinisme» la cause qui détermine l’apparition des phénomènes. Cette cause prochaine, comme il la nomme,   -104-   n’est rien autre chose que la condition physique et matérielle de l’existence ou de la manifestation des phénomenes. Le but de la méthode expérimentale, le terme de toute recherche scientifique, est donc identique pour les corps vivants et pour les corps bruts: il consiste à trouver les relations qui rattachent un phénomène quelconque à sa cause prochaine, ou autrement dit, à déterminer les conditions nécessaires à la manifestation de ce phénomène. La science expérimentale ne doit pas s’inquieter du pourquoi des choses; elle explique le comment, pas davantage [pp. 60-61].

De aquí que para Zola una novela debe ser ante todo «une histoire réelle et logique» (op. cit., p. 150)28. El escritor lo que pretende es desmontar pieza por pieza el personaje.

Con respecto a la religión, Zola, con Bernard, indica que no se trata de negar a Dios, pues si existe la ciencia nos lo mostrará al fin (op. cit., p. 120), pero se trata de no introducir ningún elemento sobrenatural que altere nuestras observaciones exactas. (Evidentemente, esta postura debía chocar de frente con la España de la Restauración.)

Los personajes de la novela naturalista se conciben como individuos de carne y hueso, en perpetua lucha con el entorno físico-sociológico, que influye al mismo tiempo que es influido29.

La moralidad del naturalismo se encuentra en el esclarecimiento de estas relaciones:

[…] Et voilà où se trouvent l’utilité pratique et la haute morale de nos oeuvres naturalistes, qui expérimentent sur l’homme, qui démontent et remontent pièce à pièce la machine humaine, pour la faire fonctionner sous l’influence des milieux. (…) C’est ainsi que nous faisons de la sociologie pratique et que notre besogne aide aux sciences politiques et économiques [p. 76].

La novela naturalista se preocupa, por tanto, en procurar una comprensión del medio social y de las influencias determinantes sobre sus habitantes. Zola toma también de Bernard estas teorías. En efecto, en la experimentación con cuerpos brutos sólo debe tenerse en cuenta la existencia de un medio externo, mientras que en los seres vivos hay que tener en cuenta también la existencia de un medio interno. Pero insiste en la influencia del medio   -105-   social: «L’homme n’est pas seul, il vit dans une société, dans un milieu sociale, et dès lors pour nous, romanciers, sa milieu sociale modifie sans cesse les phénomènes» (op. cit., p. 72).

Zola insiste también en que todas estas ideas no son invención suya, sino que el naturalismo es Diderot, Rousseau, Balzac, Stendhal y veinte más (op. cit., p. 125); enlaza con la tradición literaria precedente, y con el racionalismo del siglo XVIII (p. 141).

Así, frente a la locura romántica -a la que se opone, como a la novela idealista (pp. 104-113)-, el naturalismo es anatomía exacta, aceptación y descripción exacta de lo que existe (op. cit., p. 143). La obra de arte se convierte en proceso verbal y nada más; su único mérito reside en la exacta observación y encadenamiento lógico; no busca ingenio verbal, ni imaginación:

L’oeuvre devient procès-verbal, rien de plus; elle n’a que le mérite de l’observation exacte, de la pénétration plus ou moins profonde de l’analyse, de l’enchaînement logique des faits. Même parfois ce n’est pas une existence entière, avec un commencement et une fin, que l’on relate; c’est uniquement un lambeau d’existence, quelques années de la vie d’un homme ou d’une femme [p. 150].

Para Zola, es Balzac quien aporta la observación y el análisis; con él se impone la idea científica en la novela (pp. 109-110). El método experimental puede sacar a la novela de sus errores (p. 88), y es resultado de la evolución científica.

Zola resume así su intento:

En somme, toute l’opération consiste à prendre les faits dans la nature, puis à étudier le mécanisme des faits, en agissant sur eux par les modifications des circonstances et des milieux, sans jamais s’écarter des lois de la nature. Au bout, il y a la connaissance de l’homme, la connaissance scientifique, dans son action individuelle et sociale [p. 64].

El narrador es solamente un observador, que constata lo que aparece ante sus ojos (p. 63), una especie de fotógrafo de la realidad, cuya observación representa exactamente la naturaleza. Una vez constatado el fenómeno y observado   -106-   el hecho, el experimentador aparece para interpretar el fenómeno (ibídem).

De aquí también que se insista en la impersonalidad de la novela naturalista:

Je passe à un autre caractère du roman naturaliste. Il est impersonnel, je veux dire que le romancier n’est plus qu’un greffier, qui se défend de juger et de conclure. Le rôle strict d’un savant est d’exposer les faits, d’aller jusqu’au bout de l’analyse, sans se risquer dans la synthèse [p. 150].

La importancia de este rasgo queda puesta de relieve en estas líneas:

Ainsi, le romancier naturaliste n’intervient jamais, pas plus que le savant. Cette impersonalité morale des oeuvres est capitale, car elle soulève la question de la moralité dans le roman. On nous raproche violemment d’être immoraux, parce que nous mettons en scène des coquins et des gens honnêtes sans les juger pas plus les uns que les autres [ibídem].

Zola considera que esta impasibilidad de analista hace a algunos sentirse culpables (p. 151). La naturaleza no tiene rigideces ni en el bien ni en el mal (p. 160). Y pide que se mantenga la alta moralidad de lo verdadero, la lección terrible de una investigación sincera (p. 163).

Escribe además páginas interesantes acerca de la función del dinero en la literatura, estudiando las relaciones económicas de poder entre el escritor y los medios de comunicación en las distintas épocas (cfr. pp. 177 ss.), y analizando la relación actual en la que ya no se precisa la protección de los mecenas (p. 191). La grandeza del dinero se debe a que ha hecho crear obras bellas (p. 202).

Finalmente, insiste en la decadencia de la imaginación, porque en ella ve la caricatura de la novela moderna (p. 213). La imaginación debe ser reemplazada por el sentido de lo real (p. 215).

Del temple y la sinceridad de Zola pueden hablarnos frases como las que transcribo:

Il faut être sévère, parce que, dans nos temps d’hypocrisie et de complaisance, la sévérité seule peut rendre la nation virile [p. 114]. Travaillez, tout est là. Ne comptez   -107-   que sur vous [p. 209]. Il faut le déclarer avec netteté: les faibles, en littérature, ne méritent aucun intérêt [p. 207].

Published in: on febrero 5, 2009 at 7:49 pm  Dejar un comentario  

AUDIO DE BÉCQUER

Si queréis escuchar alguna rima de Bécquer, pulsar en el siguiente enlace, que os conducirá a la fonoteca de www.cervantesvirtual.com:

http://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?portal=0&Ref=3820&audio=1

– ¡¡Shhhh!! Silencio, silencio, no hables, mírame y no me digas nada… La poesía no está en tus palabras, sino en tu mirada.

Published in: on enero 15, 2009 at 10:29 am  Comments (3)  

¿PREGUNTA DEL EXAMEN? ¿QUÉ PREGUNTA?¿QUÉ EXAMEN?

El siguiente vídeo patrocina la pregunta del examen:

Ahora preguntaos: ¿Cuáles son vuestros miedos? ¿Quién o qué es ese lobo, esa bestia negra que os hace retroceder, que os hace temblar? ¿Un examen de literatura? ¡Enfrentaos a él!

1. Cita a cuatro autores del Romanticismo conservador y cuatro del Romanticismo liberal con una obra de cada uno de ellos.

Published in: on enero 14, 2009 at 8:36 pm  Comments (4)  

Mariano José de Larra

Aquí tenéis la edición digital de los Artículos de Larra. Os recuerdo que en Navidad también debéis aprovechar para leer Los pazos de Ulloa, de Emilia Pardo Bazán.

articulos_de_las_costumbres2

larra

Published in: on diciembre 17, 2008 at 9:33 pm  Comments (2)  

I Día Internacionacional del Elogio Literario

“El que se guarda un elogio, se queda con algo ajeno” Pablo Picasso.

Con esta cita inauguramos el primer certamen del Día Internacional del Elogio Literario. Los participantes creemos que el elogio es muy necesario en esta sociedad negativa, donde abunda la crispación y el insulto. Todo, absolutamente todo, tiene un lado positivo. Paremónos a descubrirlo. ” No hay libro tan malo que no tenga algo bueno” Miguel de Cervantes.

titulo

 

e2

 

s3

 

s41

 

s10

 

s17

 

s9

 

s141

 

s18

 

 

Published in: on diciembre 16, 2008 at 7:31 pm  Comments (4)  

PATRICIA MATA DIXIT:

Verba volant… scripta manent… Esa necesidad imperiosa de escribir se conoce como síndrome humanístico… Tranquilos, no es grave, aunque no tiene curación. Dos semanas antes del Día Internacional del Elogio Literario (martes 16 de diciembre), Patricia nos regala un poema. Disfrutadlo.

 

Que la lluvia se lleve mis recuerdos,

Que el viento borre mis palabras

Que el tiempo se lleve el sentimiento

Aunque ya hasta me ha calado el alma.

Porque es tanto el dolor que siento,

Que ya no siento nada.

Porque nada es lo que queda,

La coraza, el cuerpo, nada.

Con el cuerpo no se siente,

En el cuerpo sueña el alma.

Patricia Mata

Patricia Mata

Published in: on diciembre 4, 2008 at 8:57 pm  Dejar un comentario